¿Necesita un intérprete para un congreso o reunión de negocios? Yo puedo ayudarle.

Como en familia

Como en familia

5 Flares Filament.io 5 Flares ×

Hay encargos que, por sus características, te obligan a hacer piña con tus ponentes y público y antes de que acabe el día te hacen sentir uno más del equipo. Máxime si se trata de un proyecto de larga duración o muy intenso.

Uno puede llegar a sentirse tan bien acogido que puede tender a olvidar cuál es su rol en ese lugar y la misión que ha ido a desempeñar. Pero esto no es del todo malo: una relación de sincera confianza con el cliente es lo que prácticamente todo intérprete sueña tener y no tiene porqué estar reñido con la profesionalidad; aunque no podemos olvidar realizar siempre un trabajo impecable y con la mejor calidad (y es que muchas veces las confianzas pueden jugar malas pasadas).

Por muy bien que lo traten a uno siempre hay que estudiar

De estudiar no se libra nadie

Durante este año he tenido la suerte de involucrarme a fondo en dos proyectos de larga duración: verlos nacer, madurar, tomar forma y concluir (o expandirse o pasar al siguiente nivel); y puedo decir que es una experiencia a la par fascinante y única. Es lo más parecido a formar parte de una familia numerosa, en la que, cada uno con sus manías y puntos de vista, todos acaban integrándose para sacar adelante el proyecto. Y en ese proyecto todos y cada uno muestran confianza ciega por el intérprete (algo a lo que uno no acaba de terminar de acostumbrarse).

En este tipo de situaciones te puede tocar interpretar de todo: desde el formalísimo discurso inaugural con las correspondientes fotos de prensa hasta los chistes verdes a la hora de la comida (de unos y de otros), pasando por sesiones prácticas en plena obra, inspección de tuberías, auditorías de contabilidad o por qué no, excursiones y momentos de cámara oculta de lo más variopinto en los que hay que mantener a raya al personal.

A veces el intérprete se vuelve el confidente, otras el hermano pequeño al que se le echan las culpas cuando se ha roto algo, otras el padre, llevando la batuta de las sesiones y mandando a unos y a otros, y otras el entrenador que da consejos y ánimos cuando las fuerzas desfallecen o el asunto se vuelve de lo más tedioso; pero siempre, por uno u otro motivo, acabamos haciéndonos imprescindibles y eso se queda dentro la patata por mucho, mucho tiempo.

Cena familiar con intérprete adoptiva incluida. Nadie diría que no la han integrado bien

Cena familiar con intérprete adoptiva incluida. Nadie diría que no la han integrado bien.

Formar parte de una familia es siempre una experiencia maravillosa y mi trabajo me ha permitido entrar en muchas de ellas y aportar mi granito de arena para que crezcan o alcancen nuevas metas. Al final cada uno creará su propia familia, pero siempre te recordarán como el intérprete que hizo posible que la idea se convirtiera en proyecto y el proyecto diera fruto; y son las cosas como esas las que hacen que disfrute tanto con mi trabajo y me recuerdan cada día porqué me gusta tanto lo que hago.

A ver cuánto tarda esta familia en crecer.

Entre tanta homogeneidad a ver quién encuentra a la intérprete

5 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 4 Buffer 1 Filament.io 5 Flares ×

Sobre mí / María Fernández-Palacios

Intérprete de conferencias autónoma en activo y traductora, amplia experiencia en congresos y convenciones de alto nivel.

Sin comentarios

Deja un comentario